Los padres del exilio.

No hay comentarios Share:

Son padres que viven con impotencia, con dolor y con temores la partida de sus hijos,  que viven la experiencia de la emigración.-  Aun en la tristeza y el desgarro, alientan la esperanza de un futuro mejor para la nueva generación, lejos de un país que ofrece demasiada inestabilidad e incertidumbre, que se tambalea una y otra vez en la cornisa, que tropieza mil veces con la misma piedra y que, en pleno siglo XXI, es capaz de poner en duda el respeto a la propiedad privada, el valor del mérito o la libertad de expresión. Sienten, en definitiva, que la agenda de la Argentina ya no atrasa una o dos décadas; atrasa dos siglos.

   Son padres  que no se ven reflejados en la agenda del poder. Pertenecen a una clase media que se siente ignorada y que carga, desde hace décadas, con una desilusión tras otra. Aun así, no se resignan.  El último 12 de octubre salieron a la calle,  por primera vez para participar de un banderazo,   para sumar su voz a las de otros, tal vez para intentar un desahogo. No quieren que su angustia los paralice. No quieren encerrarse a mascullar su enojo y su dolor.

    Es imposible saber cuántos padres de futuros o recientes emigrantes nutrieron los últimos banderazos. Pero quizá no hayan sido los únicos. Empieza a ensancharse en la Argentina un universo particular: el de los padres del exilio. Son padres y abuelos que quedan con el corazón partido. Familias que empiezan a vivir desdobladas, con un pie acá y otro allá. Vínculos atravesados por la distancia y los contrastes culturales. Es otra cara -acaso menos explorada- de un fenómeno sobre el cual hemos hablado mucho en estos meses: el de los jóvenes que se van o piensan irse del país.

Cada vez son más las familias que conviven con la experiencia de la emigración. Y aunque se trata de una vivencia personal, íntima, que se atraviesa y se sufre en el interior de los hogares, adquiere también la dimensión de un fenómeno con relieves políticos, sociales y económicos. El exilio de los hijos siembra desencanto, impotencia y frustración entre sus padres. Son sentimientos que se traducen en escepticismo, reproche y desconfianza hacia los gobiernos, y que incuban hasta cierto enojo con el país.

También es un fenómeno con aristas económicas: cada joven, cada familia que emigra, se lleva un capital. Se llevan sus talentos y energías, así como la inversión que el país hizo en su formación. Pero en muchos casos, sus padres tratan de ayudarlos desde aquí, sobre todo en la primera etapa, invirtiendo sus ahorros en aquel lugar que sus hijos eligieron. Además, tratarán de viajar con la mayor frecuencia posible: ahorrarán para gastar allá. Si hay países que se benefician de las remesas que envían los hijos inmigrantes, el fenómeno no tiene esas características en la Argentina. Quizá porque es protagonizada por familias de clase media, parece acentuar más el éxodo de pequeños capitales que la llegada de recursos producidos en el exterior. Es posible que tenga una cuantía menor, pero el drenaje podría adquirir con los años una magnitud significativa.

Detrás de las derivaciones políticas y económicas late un doloroso fenómeno social: el desgarro familiar. Para una cultura latina como la nuestra, la pérdida de la cotidianidad en el vínculo entre padres e hijos, abuelos y nietos, implica un sacrificio con hondas repercusiones en los núcleos familiares. El estrés emocional del emigrante está muy estudiado por distintas ciencias sociales, desde la psicología hasta la antropología. Se lo ha tipificado, incluso, como «el síndrome de Ulises» (en referencia al héroe de la mitología griega que vivía lejos de los suyos), que alude al malestar crónico que puede provocar el desarraigo. Pero el impacto en esos padres, abuelos y hermanos que se quedan suele ser subestimado.

Es cierto que la tecnología ha achicado mucho las distancias. Pero no es lo mismo ver crecer a un nieto por Skype que compartir las tardes con él. No es lo mismo el abrazo de cumpleaños que el festejo con pantallas sobre la mesa del comedor. La lejanía, en estos casos, deja de ser un concepto abstracto para convertirse en un nudo cotidiano en la garganta. Aunque parezca exagerado, es algo que puede contaminar el estado de ánimo de una sociedad.

Hay algo que agrava la tristeza: los que se quedan no encuentran demasiados argumentos para convencer a los jóvenes de que no se vayan. Muchos, incluso, los alientan a irse. Comparten su pesimismo sobre el futuro de la Argentina. Sienten que no tienen derecho a pedirles que sacrifiquen oportunidades para quedarse cerca de ellos.

Los padres se quedan con la amargura (y en muchos casos el enojo) de ver que es el fracaso argentino el que expulsa a sus hijos. Se van con el propósito de echar raíces y desarrollarse en otro lado; no para capacitarse, hacer una experiencia y volver. Criarán a sus hijos en otra cultura; se amoldarán a una nueva idiosincrasia. Es un fenómeno que descoloca a las familias y a un sector de la sociedad. Muchos ven frustrado, con el alejamiento de sus nietos, un proyecto vital. La distancia transforma el vínculo familiar. Para los que se quedan, también empieza un viaje a lo desconocido.

¿Qué les decís a tus hijos si te plantean que se quieren ir del país? Esta pregunta está instalada, al menos en el plano hipotético, en la conversación social. No tiene una respuesta sencilla. Pero abre la puerta a reflexiones políticas, psicológicas y personales. Estimula una reflexión sobre el país y sobre la familia, sobre el presente y sobre el futuro. Como todos los fenómenos sociales, son complejos y generan dilemas que no tienen soluciones categóricas. Pero es bueno que nos hagamos las preguntas. Y que enfrentemos el que quizá sea el interrogante central: ¿por qué la Argentina despierta tanta desesperanza en nuestros hijos?

Previous Article

El Gobierno bonaerense no exigirá testeos de Covid-19 para la temporada de verano

Next Article

Proyectan construir establecimientos penitenciarios en la Ribera de Quilmes

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *