Coaching Ontológico: la posibilidad de crear ese resultado que te importa

No hay comentarios Share:

Por Antonela Ramenzoni*

Crecemos acostumbrados a buscar respuestas y culpas en el afuera. Conectar con nosotros mismos, volvernos hacia nosotros mismos y asumir responsabilidad por los cambios que nos importan en nuestro entorno puede cambiar nuestro mundo de maneras impensadas. Sólo tenés que estar dispuesto a abrazar esos cambios. Y el Coaching Ontológico puede ser una alternativa a eso que estás necesitando.

Mucho escuchamos hablar sobre “coaching” en esta época, pero ¿de qué se trata? Según la Asociación Argentina de Coaching Ontológico (AACOP) “es una profesión comprometida con la expansión del potencial personal, organizacional y social, basada en el aprendizaje ontológico dentro de un marco constructivista y una perspectiva sistémica”. Su propósito es “facilitar un proceso de aprendizaje ontológico que, desde el compromiso del coachee, expanda la capacidad de acción, genere un cambio de observador y posibilite su transformación personal”. Ahora bien, ¿qué significa todo esto? A continuación lo clarifico.

En Argentina se vienen desarrollando y formando coaches hace más de 20 años. La AACOP reúne profesionales certificados y avala escuelas de Coaching Ontológico con programas de aprendizaje que cumplen ciertos estándares. Esta asociación distingue el Coaching Ontológico como “una metodología profesional en la cual:

• Se desarrolla un estilo especial de conversación que prioriza la pregunta y procura, en un contexto de responsabilidad y reflexión, evocar las respuestas en el coachee.
• La conversación y el proceso suceden en la plena aceptación del coachee.
• Prima la elección, el poder como capacidad de acción y la superación del coachee.
• Basada en el fenómeno del compromiso, hace foco en la obtención de objetivos.
• El coach asiste y acompaña al coachee en su proceso de aprendizaje ontológico.
• Se genera un decidido desarrollo personal y profesional.

Una premisa básica de este aprendizaje ontológico es que todos y cada uno de nosotros somos un observador diferente, y a partir de esa mirada del mundo, operamos o nos manejamos en nuestra vida cotidiana. Esa mirada está condicionada por distintos factores, como por ejemplo, el sistema en el que nacemos y crecemos. Cuando nos importa crear un resultado y no lo podemos lograr siendo el observador que somos, tenemos la posibilidad de pedir una conversación de coaching, en la que el coach, a través de preguntas y evocando respuestas en la persona que la solicita, habilita una reflexión y una mirada diferente respecto de la forma en que nos planteamos la situación.

Los roles del coach y coachee

En esta profesión no hablamos de una sesión, sino de una conversación, donde aparece un coachee, que es quien pide esa conversación a la que trae un resultado que le importa crear y por sus propios medios no está pudiendo lograr. El coach es la persona que aparece para facilitar una mirada diferente sobre ese “importar”.

Una persona que se formó como coach tiene a la mano distinciones que pueden abrir diferentes opciones para lograr el resultado que queremos. Aquí el protagonista es el coachee, que requiere estar comprometido consigo mismo y con ese resultado. Las conversaciones se llevan a cabo en un ambiente de respeto, acompañamiento y confidencialidad.

Un coach no es un consejero ni es su función decir lo que se tiene que hacer, sino que actúa como facilitador, con total entrega: velando por el desarrollo personal y el cuidado del coachee, interviniendo en su coherencia cuerpo-emociones-lenguaje.

Experiencia personal

Hace un año y medio me estoy formando como coach, algo que me da mucha felicidad e incomodidad a la vez. Estoy en un proceso de aprendizaje constante, aprendizaje propio principalmente, viviéndolo con mucho asombro, curiosidad y entrega. Hay muchas cosas gratificantes de estar en este camino, y creo que esta profesión emerge como una respuesta a la “deshumanización” que estamos viviendo en estos tiempos.

*Licenciada en Administración Hotelera, con más de trece años de experiencia en la industria de la hospitalidad. Está cursando el segundo nivel de Coaching Ontológico Profesional.

Previous Article

Este domingo: Nuevo festival mascotero en la plaza Conesa

Next Article

Se realizó, por 12° año consecutivo, la feria de ciencias de Berazategui

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *